3 principios de transformación digital que ayudarán a tu empresa durante la crisis del Coronavirus

Cuando, hace sólo tres años escribimos nuestro artículo: Transformación digital en la economía de la experiencia, abordamos el tema de la transformación digital desde la perspectiva de la disrupción de la tecnología.

La pregunta que intentábamos responder era “¿cómo puedes usar la tecnología para ayudar a tu empresa a adaptarse a un mundo de rápidos cambios impulsados por la tecnología?”

Además de esbozar las tecnologías en las que hay que centrarse y cómo integrarlas en empresas de todos los tamaños, también nos centramos en la forma en que las empresas maduras o ya establecidas pueden tomar prestados los principios y procesos de las empresas incipientes para poner en marcha sus negocios antes que sus competidores.

Al pensar en los principios y metodologías esbozados en su día, de repente me doy cuenta de que la mayoría de esos principios también se aplican a un tipo muy diferente de disrupción, la que actualmente se extiende por todo el mundo: La pandemia del coronavirus COVID-19.

En su núcleo, la disrupción es la disrupción. No importa si es tecnológica, económica, ambiental, política o una pandemia. Los trastornos vendrán, y la respuesta para las empresas es siempre la misma: adaptarse o morir.

Parte de mi papel aquí es ayudarles a adaptarse, y no sólo a adaptarse, sino a adaptarse mejor y más rápido que sus competidores.

Hoy no es diferente a cualquier otro día en ese sentido, así que permítanme compartir algunas observaciones valiosas pero sencillas que espero les sean de utilidad mientras continúan planificando los próximos meses de disrupciones como resultado del brote de COVID-19.

Cómo adaptar tu empresa a una nueva realidad como resultado de la crisis del coronavirus COVID-19

Está claro que la pandemia del coronavirus COVID-19 es nuestra nueva realidad, y que por lo menos a corto plazo, las disrupciones de todo tipo son un hecho. Como resultado, los empresarios necesitan averiguar a dónde ir desde aquí.

Basándonos en nuestra experiencia con la disrupción, la transformación digital y el “business agility”, así como en nuestra investigación sobre la transformación digital de todo tipo, hemos preparado un esquema de algunos pasos siguientes que te ayudarán a ti y a tu empresa a adaptarse rápidamente a esta nueva realidad:

1. Recuerda que el miedo es mentiroso. Mira más allá del miedo y mantente enfocado en tiempos de incertidumbre

El miedo es útil cuando se trata de desencadenar un reflejo inicial de supervivencia.

Si eres un personaje de una película de terror, el miedo te dice que no bajes al oscuro y espeluznante sótano. Si estás a punto de atravesar un callejón oscuro para llegar a donde vas un poco más rápido pero ves algunas sombras sospechosas acechando allí, el miedo te dice que tomes el camino más largo.

Hay un tiempo y un lugar para el miedo, pero el miedo sólo es efectivo cuando es muy efímero.

El miedo debe guiar las decisiones inmediatas y a muy corto plazo, no las decisiones a largo plazo.

Además, vivir y operar en un estado constante de miedo es absolutamente la peor manera de asegurarte de que constantemente tomarás buenas decisiones.

Durante las épocas de disrupción, el miedo es inevitable: ¿Sobrevivirá mi negocio a esto? Si las condiciones no mejoran, ¿podré pagar las nóminas el mes que viene? ¿Debo tomar medidas drásticas ahora, mientras pueda?

Este es un proceso natural y todas esas son preguntas válidas. Sin embargo, lo que aprendimos de nuestra investigación es que como estas preguntas no pueden ser respondidas empíricamente, no pueden formar la base de una estrategia de supervivencia y adaptación.

Se basan en el miedo, no en el proceso, y por lo tanto sólo funcionan para reforzar los supuestos negativos. No tienen ningún propósito práctico.

Lo que sí sabemos es que las empresas con los mejores datos y la mejor analítica de datos están mejor equipadas para tomar decisiones sólidas, mientras que las empresas con pocos datos, o datos inutilizables, o capacidades analíticas inadecuadas, están menos equipadas para tomar decisiones sólidas.

Cuando miro el conjunto de preguntas de arriba, lo que veo son preguntas que no buscan recolectar datos o conducir a ninguna visión útil. Son sólo el miedo que se apodera de ellos.

Como director de una empresa, puede ser más útil reformular esas preguntas para que se basen menos en el miedo y estén más orientadas al proceso:

  • ¿Qué puedo hacer para asegurarme de que nuestro negocio sobreviva a esto?
  • Si las condiciones externas continúan en esta nueva trayectoria, ¿cómo podemos mi equipo y yo empezar a adaptarnos a las nuevas condiciones del mercado ahora mismo?
  • ¿Qué medidas deberíamos tomar mi equipo de mando y yo inmediatamente, la semana que viene, dentro de dos semanas, y dentro de un mes, para dar a mi negocio la mejor ventaja posible?

Estas son las preguntas que un líder empresarial debe trabajar para responder, independientemente de lo que causó la disrupción: Disrupción tecnológica, trastornos políticos, desastres naturales, crisis financieras, etc.

La pandemia de coronavirus no es diferente de cualquier otro tipo de disrupción en ese sentido.

2. Encontrar las respuestas a tus preguntas más críticas tan rápido como puedas te ayudará a tomar mejores decisiones para tu negocio mucho antes que el resto de tu industria.

Cuanto mejores sean los datos, mejores son las conclusiones, y cuanto mejores sean las conclusiones, mejores son las decisiones.

Esta es la premisa detrás de la inversión de las empresas en Big Data y Analítica, y el mercado está lleno de evidencias de que una buena, oportuna y bien analizada inteligencia es mejor que ninguna, o peor, una inteligencia incompleta, desactualizada y mal analizada.

Lo que esto nos dice es que tomar decisiones de negocios sin tener primero una base sólida de información y perspicacia para guiar esa decisión, es como jugar a la ruleta rusa con tu negocio.

Si, como responsable de un negocio, actualmente no puedes responder a preguntas fundamentales sobre lo que viene a continuación o lo que deberías hacer, detente y pulsa el botón de reinicio. “No sé lo que viene a continuación o lo que debería hacer” debería ser reemplazado por “¿dónde y cómo puedo construir (o aprovechar) capacidades de inteligencia en tiempo real que respondan a mis preguntas?”

Aquí hay un modelo básico para resolver tu problema inmediato de “no lo sé”:

¿Qué está pasando fuera de mi ecosistema empresarial? Si tu empresa es lo suficientemente grande, tal vez quieras establecer una sala de situación encargada de monitorear las noticias de última hora, los cambios en las políticas y el comportamiento del mercado.

¿Qué está pasando dentro de mi ecosistema empresarial? Es posible que también quieras crear un equipo de análisis de crisis encargado de desarrollar nuevos conjuntos de datos que te ayuden a comprender mejor, en tiempo real, cómo están reaccionando tus clientes y consumidores ante la disrupción. Esto te ayudará a identificar las amenazas y oportunidades inmediatas y emergentes que tu empresa puede querer priorizar.

¿Qué podemos/debemos hacer para adaptarnos a estas disrupciones? Considera la posibilidad de crear un grupo de resolución de problemas creativo, diverso y de gran fluidez, para hacer frente a las amenazas, oportunidades y nuevos desafíos tan rápido como los descubras. Este grupo debería ser multifuncional, altamente colaborativo y capaz de ofrecer rápidamente opciones a los responsables de la toma de decisiones.

¿Qué podemos/debemos hacer para responder a estas disrupciones? También querrás crear un consejo de liderazgo encargado de evaluar las opciones entregadas por el grupo de resolución de problemas creativos y trabajar contigo para promulgarlas rápidamente.

¿Qué podemos/debemos hacer para asegurarnos de que la forma en que nos estamos adaptando a estos nuevos desafíos funciona y no causa más daño que bien? Por último, querrán crear un grupo de control de calidad para supervisar y medir la eficacia de tus nuevos programas e iniciativas en relación con los objetivos declarados. En función de los datos que puedan recoger y de sus análisis y observaciones, este comité recomendará ajustes al proceso para optimizar los resultados y, en ocasiones, retirará el suministro si un programa causa más problemas de los que resuelve.

¿Y si mi empresa no es lo suficientemente grande para construir algo así? ¿Qué pasa si tu empresa no es lo suficientemente grande para construir algo como esto? La buena noticia es que hay ayuda disponible. Puedes contratar una empresa de gestión y asesoramiento empresarial especializada en transformación digital o en la gestión del cambio, asociarte con una empresa de tecnología o de servicios de IT y ponerte en contacto con analistas de la industria que puedan ayudarte a acelerar tu respuesta, ayudándote a construir el proceso, la tecnología y las piezas de mejores prácticas de tu rompecabezas de adaptación lo más rápidamente posible.

3. Tecnología vs. Proceso: Construyendo y promulgando nuevas prácticas lo más rápido posible es como tu empresa se adelantará a esta crisis

Tal como observamos cuando el desafío que enfrentaban las empresas era adaptarse a la disrupción de la tecnología, el rompecabezas de la adaptación con la crisis del coronavirus COVID-19 tiene dos partes distintas pero interconectadas: Tecnología y Proceso.

Y para que una de ellas dé resultados positivos, tiene que estar casada con la otra de la manera correcta. No basta con lanzar la tecnología a resolver un problema. Se necesitan ambas.

Debido a la necesidad del confinamiento o el distanciamiento social para ayudar a ralentizar la transmisión en la comunidad, la colaboración a distancia es un ejemplo obvio de una adaptación de tecnología y procesos en la que tu empresa tendrá que centrarse en las próximas semanas.

Permitir que los trabajadores trabajen a distancia no es algo nuevo, pero muchas empresas no han sido tan rápidas en adoptar el modelo de trabajo desde cualquier lugar en el que las generaciones más jóvenes de trabajadores han estado inmersos y se han ido aficionando cada vez más a él.

Sin embargo, no debería sorprender que las empresas que ya han adoptado herramientas y procesos flexibles de productividad y colaboración se adapten a las disrupciones causadas por el brote del coronavirus COVID-19 más rápidamente y con menos fricción que las empresas que hasta ahora se habían resistido a permitir que los trabajadores trabajaran y colaboraran desde cualquier lugar.

Por lo tanto, las empresas que ya están aprovechando tecnologías como Zoom, Slack, Trello, Google Drive y otras similares para mejorar y enriquecer la colaboración y la productividad, y que ya han dedicado meses, si no años, a desarrollar las mejores prácticas en torno a su uso, se sienten mucho menos perjudicadas que las empresas que sólo ahora intentan integrarlas en sus flujos de trabajo lo más rápido posible.

Diferentes industrias y negocios tienen desafíos únicos, y por lo tanto sus necesidades de tecnología y procesos pueden ser muy diferentes de las de un minorista, un proveedor de atención médica, una empresa de alquiler de coches, un hotel, una institución educativa, un bufete de abogados o una cervecería.

Como el caso de uso de la tecnología es único, las tecnologías que elijas y los procesos que construyas en torno a su uso serán únicos para tu negocio.

Pero no importa cuáles sean tus necesidades empresariales y operacionales, puedo asegurarte que las soluciones tecnológicas que necesitas para acceder a mejores datos, automatizar procesos clave, mejorar la colaboración y la productividad entre los miembros de tu equipo y tus socios, formar a los trabajadores a distancia, enviar productos, abordar las cambiantes preocupaciones y necesidades de los clientes – y adaptarse a esta repentina y espantosa vorágine de interrupciones – ya están ahí.

Cuanto más rápido descubras e implementes estas soluciones – preferiblemente con los procesos adecuados para que funcionen bien para tu empresa – más rápido serás capaz de capear lo que las próximas 6 a 36 semanas puedan arrojarte.

La única diferencia entre hacer esto ahora y hacerlo en respuesta a las disrupciones tecnológicas en tu industria, es que esta línea de tiempo se acelera significativamente.

Lo que puede haber sido capaz de tomar 8 a 12 meses de prueba y construcción hace un año, puede que lo tengan que probar y construir en 8 a 12 días. Tengan en cuenta eso. La velocidad es esencial ahora, más que nunca.

Para terminar…

No te asustes. Sólo adáptate. Trabaja con tu equipo de mando y hazlo rápido pero con calma. Recuerda que no importa lo que pase, la disrupción es sólo una disrupción.

Hacer que un negocio tenga éxito es un ejercicio de resolución de problemas diarios y de adaptación a nuevos retos, así que intenta centrarte en eso. Resuelve los problemas y adáptate.

Y todo lo que pueda hacer para ayudar – de hecho, todo lo que nosotros, como empresa, podamos hacer para ayudar – háznoslo saber. Tenemos mucha experiencia bajo el techo de la transformación digital.

No dudes en publicar preguntas, sugerencias y comentarios a continuación, pero si necesitas hablar con nosotros sobre una necesidad o desafío específico, por favor usa nuestra página de contacto para contactarnos y te responderemos inmediatamente.

¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo!
seo-checklist-guia

Descarga ahora nuestra Guía Esencial Técnica SEO Checklist para optimizar tu sitio web.

Menu