11 consejos para la gestión de redes sociales

Aunque la gestión de redes sociales puede parecer un juego de niños en el mundo del marketing digital, no siempre es lo más dulce.

Inevitablemente tendrás problemas si te sumerges sin prepararte para hacer un gran trabajo. La gestión de redes sociales no es una actividad de una sola vez, sino que es un proceso que debe ser analizado y optimizado para obtener los mejores resultados.

Definición de gestión de redes sociales (SMM): El SMM incluye contactar a los clientes, obtener su aprobación, modificar el contenido y discutir las actividades, y finalmente publicar un contenido particular e interactuar con los seguidores.

¿Cómo puedes impulsar la gestión de redes sociales?

La gestión de redes sociales es mucho más que la simple creación y publicación de contenidos en las plataformas de redes sociales. Aunque las tareas anteriores pueden delegarse a una persona, en muchos casos esas tareas se redistribuyen a muchos miembros de un equipo.

Las siguientes once áreas han sido identificadas como cruciales para la gestión estratégica de las cuentas de redes sociales.

1. Estrategia

Hay muchos vendedores que no tienen una estrategia documentada de redes sociales o planes para crear una. Esto significa que todas sus actividades no son más que ad-hoc, y no se basan en ningún análisis ni en las preferencias de los grupos objetivo. Esto lleva a muchos problemas, como la comunicación ineficaz, la quema de dinero en las campañas, y la fuga de la gestión de redes sociales

No tener tiempo para hacer una estrategia adecuada de redes sociales es inexcusable. Identifica tus grupos objetivo, comprueba cómo se comportan tus competidores en las redes sociales, y establece tu tono de voz. Puedes pensar que no tiene nada que ver con la gestión de redes sociales, pero estos elementos en realidad te mantienen en el camino del éxito.

2. Incorporación a la red

Puede que te entusiasmes con el crecimiento de tu equipo y empieces a contratar gente como un loco. Pero cada persona viene con sus habilidades individuales, expectativas y diferentes tipos de antecedentes laborales, hábitos y puntos de vista. En resumen, esto significa que tienen que acostumbrarse a trabajar contigo, tus proyectos y clientes.

Hay una historia completamente diferente sobre cómo preparar un proceso de incorporación sin problemas. En términos de redes sociales, cualquier nuevo miembro de tu equipo necesita conocer la estrategia y el tono de voz de la comunicación para tus clientes. Tienen que ser conscientes de los posibles cuellos de botella y recordar los elementos esenciales de los mensajes.

3. Comunicación interna y externa

Sin la debida incorporación, tú y tus empleados pueden tener dificultades para una comunicación efectiva. Los nuevos miembros de cualquier equipo pueden no hacer frente a la dinámica de tus proyectos o no entender completamente las necesidades de tus clientes. Sin conocer el tono de voz, el libro de marca, los términos y condiciones de cada cliente, tu nuevo empleado puede comunicarse mal contigo, con tus clientes y sus compañeros de trabajo.

Para asegurar la claridad en todos los aspectos, haz que conozcan a tus clientes personalmente. Este tipo de interacción puede ayudar con una colaboración eficiente.

Hacer que los clientes y los nuevos empleados se reúnan permite que cada parte conozca a la nueva persona responsable de la comunicación social. Si tu empleado conoce a tu cliente a nivel personal, esto puede ayudarles a reconocer sus preferencias, necesidades, requerimientos y expectativas.

4. Flujo de trabajo

Necesitas un flujo de trabajo claro desde el primer día. Todo el mundo necesita saber quiénes son las personas a las que hay que acudir en cuanto a la creación de contenidos, su aprobación, la preparación de gráficos y la gestión de la comunidad.

¿Por qué es tan importante? Bueno, aunque pienses que tu estrategia va bien, las situaciones pueden volverse agitadas y enredadas con la falta de comunicación, lo que lleva a la desorganización y la insatisfacción en general.

Saber quién maneja qué actividades debe ser lo más importante. Todo el mundo debería saber quién crea los resúmenes, quién prepara los gráficos, quién los envía para su aprobación y quién da realmente la aprobación por parte del cliente, así como quién empuja el contenido a su publicación.

Para algunas personas, los plazos son aterradores. Sin embargo, es necesario introducirlos en tu flujo de trabajo para mantener cierta disciplina.

vender-mas-redes-sociales

5. Procedimientos anticrisis

¿Sabes qué hacer si se produce una crisis a las 10 p.m. de un sábado? Si no, es hora de preparar un conjunto de procedimientos para la prevención de crisis.

Incluso los procesos de gestión de redes sociales más importantes pueden verse afectados sin un plan de prevención de crisis. No se puede proteger completamente de una crisis, pero se puede averiguar qué hacer cuando ocurre algo inesperado.

Crear plantillas con respuestas a las preguntas de los clientes como medida preventiva. Esto es esencial en las industrias sensibles cuando la crisis puede afectar visiblemente a los negocios, las ventas, el reconocimiento y el prestigio.

6. Conoce a tu público

Puede que estés tentado de proponer ideas para las publicaciones de las redes sociales durante las reuniones de marketing o las sesiones de brainstorming. Aunque pueden ser una buena forma de mejorar el proceso creativo, es el público al que siempre debes tener en cuenta. ¿Qué sería interesante para ellos? ¿Con qué tipo de contenido probablemente se comprometerán?

La gente interactúa con contenidos que resuenan con ellos y nunca es una buena idea hacer una suposición a ciegas. En lugar de eso, conoce a tu público.

Crea personas, realiza el análisis de tu audiencia a través de diferentes canales, segmenta la audiencia para compartir el contenido adaptado en base a intereses específicos, etc. Esforzarse por conocer a la audiencia siempre te recompensará.

7. Completa un análisis de la competencia

Ya sea que administres tus perfiles de redes sociales en un nicho o en un ambiente altamente competitivo, siempre debes realizar un análisis de la competencia. Da una idea de la industria de la que la audiencia forma parte o está interesada.

Empieza por recopilar una lista de preguntas frecuentes sobre productos y servicios similares, comprueba cómo reaccionan tus competidores ante ellos, analiza tu tono de voz y lo interactivos que son. Examina más de cerca los tipos de contenido que comparten (¿artículos? ¿vídeos? ¿infografías? ¿GIF divertidos?), cuándo ganan seguidores y cuándo los pierden. Por último, extrae las ideas del análisis de la competencia y prepara tu ventaja competitiva.

8. Herramientas de seguimiento de redes sociales

Dale a tu equipo de redes sociales las herramientas que necesitan.

Si algo puede ahorrar mucho tiempo y esfuerzo e impulsar la productividad de tu equipo de redes sociales, cómpralo. Para los encargados de redes sociales, las herramientas más valiosas son las que apoyan su trabajo diario: herramientas para la programación, herramientas para la elaboración de informes, herramientas para la comunicación y herramientas para el análisis. Herramientas de análisis de redes sociales como estas pueden ayudar a amplificar tu estrategia. Pronto descubrirás que no gastaste dinero en aplicaciones: invertiste en tu equipo y ahorraste dinero que tendrías que gastar en otro empleado.

9. Un punto de equilibrio entre la automatización y la personalización

La automatización de las redes sociales ofrece muchas oportunidades y puede que te pierdas un poco en ellas.

Aunque las herramientas pueden hacer mucho trabajo por ti y en tu lugar, no debes olvidar la razón por la que empezaste a usarlas en primer lugar: para facilitar las tareas y así poder centrarte en un núcleo de negocio. Si automatizas tus tareas de gestión de redes sociales, deberías dedicar el tiempo que has ahorrado a la gestión de la comunidad y a la optimización de tu rendimiento. Las herramientas pueden ayudarte a mejorar, pero nunca reemplazarán la interacción humana correcta y la personalización de los mensajes.

10. Optimización del rendimiento

Puede que pienses que tus redes sociales son perfectas, ¿pero lo son? No te vuelvas complaciente y olvides revisarlas regularmente. Empieza siempre por establecer objetivos de marketing medibles. Experimenta con franjas horarias y zonas horarias. No te ciñas a los horarios recomendados; más bien, sigue analizando lo que funciona para tu audiencia.

No importa si eres una nueva empresa, un pequeño negocio local, una ONG o una gran corporación: la optimización del rendimiento es crucial en cualquier tipo de organización. No existe una estrategia única para todos. Lo que funciona de maravilla con un perfil o plataforma no es necesariamente tan exitoso con otros.

11. Networking y conexión

A menudo, los responsables de redes sociales se centran en el mensaje más que en la participación con su público. Parece difícil pero no tiene por qué serlo. Después de revisar el análisis de datos, encuentra los puntos débiles de tus clientes y lo que están buscando.

También es bueno saber los tipos de contenido que en la mayoría de los casos pueden aumentar el compromiso. Según la investigación, el 18% de todas las acciones sociales son impulsadas por los artículos de “cómo hacer”. Especialmente en el marketing B2B, la audiencia aprecia los tutoriales, las guías paso a paso y las infografías. Inspira a tu público con mensajes positivos y reales.

El rompecabezas de la gestión de redes sociales

Como pueden ver, la gestión de redes sociales consiste en muchas piezas móviles. Va mucho más allá de la publicación de contenido más o menos ad-hoc, pero requiere una estrategia para lo bueno y lo malo; un análisis profundo de la competencia y la audiencia; la elaboración de un contenido atractivo y la elección del software de gestión de redes sociales adecuado.

Depende de ti, de tu equipo y de tu estrategia asegurarte de que estos movimientos sean fluidos y estén bien integrados.

solicita una consulta

¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo!
seo-checklist-guia

Descarga ahora nuestra Guía Esencial Técnica SEO Checklist para optimizar tu sitio web.

Menu